[CRÓNICA] TOUNDRA EN EL BARCLAYCARD CENTER, ¡CÓMO HAN CRECIDO LOS NIÑOS!

[CRÓNICA] TOUNDRA EN EL BARCLAYCARD CENTER, ¡CÓMO HAN CRECIDO LOS NIÑOS!
El cerebro no nos ha implosionado, pero poco ha faltado. Nos mantenemos mentalmente estables tras la gran actuación de Toundra, Jardín De La Croix, Alcest y Viva Belgrado de este pasado sábado en el Barclaycard Center, vamos, el Palacio de los Deportes de Madrid, que en esta ocasión estaba preparado para acoger a unas 3500 personas.
 
Nuestros queridos muchachos venían acompañados por sus teloneros, grupos que no se quedan a la espalda de nadie y con quienes el público se desenvolvió gustosamente; pues su repertorio, enfocado evidentemente al post-rock que trasciende Toundra, tenía unos aires de sonidos más improvisados, rabiosos, pesados y veloces a una misma. Además, el screamo que aporta Viva Belgrado, el tono progresivo de Jardín De La Croix y los elementos de shoegaze de los franceses Alcest creaban la atmósfera candente que iba a caracterizar la noche al mismo tiempo que aportaban novedad, cada grupo desde su distinción más particular.
 
Como suele ocurrir, el publico se fue animando según avanzaba la noche, al igual que el recinto se fue llenando un poquito más según avanzaba la sesión.
Toundra comenzaron bastante puntuales con Ara Caeli, acompañados por una orquesta que se hizo escuchar en varios momentos a lo largo de la noche, sobre todo en los primeros y últimos temas. Fue sin duda un comienzo adecuadamente lento y emocionante que hacía crecer la tensión del momento, la cual estaba reforzada por la intensidad y vistosidad que proporcionaba la orquesta, elevada sobre sus cabezas en una especie de plataforma.
Posteriormente sonó Kitsune, introducido por esas bien conocidas campanas, rasgueo casi limpio y espeluznante quejido de guitarra "solista" que abren el tema. Posteriormente Viesca, un tema que me sorprendió, ya que no suelen tocarlo tan frecuentemente, pero que, sin embargo, cuadraba muy bien en esta ocasión al contar con la presencia de un registro de cuerda frotada y viento. 
 
Personalmente pienso que el sonido a lo largo de la sesión pudo haber sido mejorable, ya que en ocasiones los espectadores recibíamos un sonido roto o algunas lineas musicales no se escuchaban como debieran.
 
No obstante todo el mundo disfrutó del concierto y, para mi, la cumbre vino con Strelka y Bizancio... ya casi  para cerrar la noche y la gran gira que han vivido juntos. 
 
¿Cuánto ha crecido esta banda, no? Pensé y comenté a mi acompañante. Nos han impresionado y cautivado todos los grupos, pero especialmente a Toundra, que cada vez alcanza más reconocimiento internacional, aún no les vemos el techo, estos jóvenes tienen un futuro infinito.
 
Texto: Elizabeth Depta
Foto: Roberto Almendral (No os perdáis su trabajo en https://flic.kr/ps/2nrjWW)

Comentarios